martes, 27 de mayo de 2014

CULTIVANDO VALORES

 

 

CULTIVANDO VALORES

Anoche tuve un sueño raro. En una plaza de la ciudad había una tienda.

El rótulo decía: "REGALOS DE DIOS". Entré.
Un ángel atendía a los clientes.
Yo, con asombro, le pregunté:
-¿Que es lo que vendes, ángel del Señor?
-Vendo cualquier don de Dios.
-¿Cobras muy caro?
-No, los dones de Dios los damos gratis.

Miré los grandes estantes: estaban llenos de frascos de fe;
ánforas de amor, bultos de esperanza, cajas de salvación
y muchas cosas más.
Yo tenía necesidad de todas aquellas cosas.

Cobré valor y le dije al ángel:

-Dame, por favor, bastante amor a Dios; dame perdón de Dios;
un bulto de esperanza; un frasco de fe y una caja de salvación

Mucho me sorprendí cuando vi que todo lo que le había pedido, el
ángel me hizo un sólo paquete que colocó en el mostrador, un
paquete tan pequeño como el tamaño de mi corazón.

¿Será posible? - pregunté- ¿Eso es todo?

El ángel me explicó:

-Es todo; Dios nunca da frutos maduros.

¡Él sólo da pequeñas semillas que cada quien debe cultivar!



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...